Víctor M. Toledo

La jornada 09 de abril de 2019 El pecado mayor del ambientalismo, el conjunto de movimientos en defensa de la naturaleza y sus autores, fue habernos hecho creer que los culpables de la destrucción del mundo natural éramos todos los seres humanos sin excepción. Ya no sólo debíamos paliar y enfrentar un mundo de destrucción y deterioro, sino también debíamos vivir eternamente bajo el estigma de haberlo provocado. Entonces nos volvimos la especie más culpable del planeta. Imagine decirle a una familia que ha vivido en la miseria –896 millones viven en extrema pobreza y alrededor de 2 mil 200 millones en pobreza normal– que la crisis ecológica es también su culpa y que debe hacer sacrificios para contribuir a solucionarla. Esta idea, alimentada por la visión estrecha e incompleta de la...
La jornada 04 de diciembre de 2018 La polémica en torno al Tren Maya no termina, por supuesto, con el aval que recibió en la pasada consulta; apenas comienza. Este artículo pretende contribuir al debate, partiendo de dos premisas. Primero, que es necesario distinguir entre los impactos que causará su construcción (mil 525 kilómetros de vías) y los que generará, a corto, mediano y largo plazos, sobre sus habitantes actuales. Segundo, que como sucede con toda innovación tecnológica, sus efectos dependerán del juego de fuerzas políticas, económicas y culturales que dicha innovación desencadene. Nada garantiza que una vía de tren traiga progreso y bienestar de manera automática. Tampoco nada indica que se convierta en factor de destrucción o deterioro. Todo depende de las fuerzas económicas...
La jornada 25 de septiembre de 2018 Es esta la tercera parte de una serie de artículos sobre las relaciones entre el ambientalismo y el neoliberalismo. Esta vez revisamos el acoplamiento que se dio entre la neutralización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y su pérdida de calidad científica, técnica y moral, y el avance de los innumerables proyectos depredadores de las corporaciones y empresas, esto último acompañado por una ambiciosa campaña de lavado de imagen. En los 18 años recientes los gobiernos panistas y priístas no sólo estancaron en buena medida la política ambiental que apenas se había iniciado en 1994 con la fundación de la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, sino que se dedicaron a anular sus funciones reguladoras, a...
La jornada 13 de marzo de 2018 Víctor M. Toledo Entre las novedades de los recientes días destacan varios acontecimientos que vienen a confirmar lo que ya prefigurábamos en la larga construcción del poder social o ciudadano en México: la aparición a lo largo y ancho del país de redes regionales de resistencia ciudadana (R3), que es la consecuencia directa de muchos años de esfuerzos y batallas colectivas. En efecto, sólo en el fin de semana ocurrieron tres eventos que lo confirman: la realización de la Asamblea Autónoma de Pueblos de la Cuenca de México, el Foro en Defensa del Agua en Guanajuato, cuya base organizativa es la Hermandad de la Cuenca de la Independencia, y el bloqueo carretero convocado por el Frente Unido de los Pueblos de la Laguna en contra de la Chemours Company, que...
La jornada 30 de enero de 2018En una entrega anterior sobre el asunto energético en México y el mundo, hicimos notar cómo la humanidad a través de la historia, pasó de obtener la energía del cielo o supramundo (el sol) a la energía del infierno o el inframundo (combustibles fósiles como carbón mineral, petróleo, gas y uranio). Una diferencia que los pueblos originarios del mundo tienen muy presente. Como hemos visto en innumerables ocasiones, uno de los asuntos para remontar la crisis de la civilización industrial es la superación de esa situación. Debe la especie humana retornar al sol como fuente primordial de energía, en una suerte de re-creación, pues esta vez los avances de la moderna tecnología permiten nuevas modalidades nunca vistas. El ejemplo más impresionante es la...
La jornada 05 de diciembre de 2017El mundo es hoy una larga sucesión de batallas. La más cruenta y definitoria es la que libra el capital contra la naturaleza (casi siempre con ayuda del Estado) porque ahí se juega el destino de la propia humanidad y el equilibrio global del planeta. Las guerras contra el mundo natural tienen innumerables dimensiones, intensidades y duraciones, e igualmente numerosos defensores que las resisten. Y como siempre sucede, toda guerra tiene sus frentes de batalla, ahí donde la existencia misma de quienes defienden el ambiente, la naturaleza, la Tierra, los territorios y la vida queda irremediablemente expuesta. Miles de activistas y dirigentes enfrentan cotidianamente amenazas e intimidaciones por manifestarse contra los impactos devastadores de proyectos...
Suscribirse a Víctor M. Toledo