Carlos Manzo

Ojarasca 244 agosto de 2017Existe una concesión minera por más de 7 mil hectáreas que el gobierno federal ha entregado a la empresa canadiense Minaurum Gold de terrenos de los bienes comunales de San Miguel Chimalapa, en el corazón del Istmo de Tehuantepec, precisamente en la zona conocida como La Cristalina, donde nacen los principales afluentes de los ríos Espíritu Santo, Zanatepec y Ostuta, que en su derivación en la planicie costera alimentan el ecosistema lagunario Ikoot-Binnizá, más conocidas como Laguna Superior e Inferior, en el Golfo de Tehuantepec; la afectación que las actividades mineras pueden provocar sobre todo este agonizante ecosistema —que ya se ha visto impactado por la construcción de la presa Benito Juárez, la refinería Antonio Dovalí, en Salina Cruz, carreteras...
Suscribirse a Carlos Manzo