El Fracking, sus consecuencias y actualidad

Un grupo de investigadores de EE.UU. descubrió que la contaminación producida por el Fracking no solo afecta al medioambiente sino también a la salud humana. El sistema nervioso y el cerebro serían los principales perjudicados. Mientras en Escocia acaban de prohibir indefinidamente este método de extracción, Colombia le abre las puertas. ¿Cuál será el futuro de esta controversial práctica en el mundo?

Por José Díaz

Servindi, 27 de octubre, 2017.- En los últimos años el Fracking se ha convertido en unos de los métodos más controversiales y perniciosos de extracción a nivel mundial. Como es sabido, este mecanismo también es llamado “fracturación hidráulica” y consiste en la perforación de suelo e inyección de agua con el fin de impulsar el flujo de recursos como el gas y petróleo.

No obstante, en la mayoría de territorios donde el Fracking se ha aplicado ha dejado secuelas negativas. Uno de los casos emblemáticos fue la norteamericana Youngstown (Ohio) donde la fracturación hidráulica llegó a provocar una seguidilla de temblores que alcanzaron hasta los 4 grados en la escala de Richter.

A todo esto se le puede sumar la reciente investigación del Centro de Salud Ambiental de Estados Unidos (CEH, por sus siglas en inglés) que ha descubierto que la contaminación producida por el Fracking en el medioambiente también tiene repercusiones directas sobre la salud de las personas.

“Este estudio es la primera mirada realmente comprensiva sobre los riesgos que el daño producido por el Fracking conlleva”, declaró esta semana Ellen Webb, investigadora del CEH que ha descubierto que esta práctica puede afectar el cerebro y al sistema nervioso de los humanos.

Según la investigación, las sustancias despedidas a la atmósfera por el Frackingestán viculadas con problemas como la pérdida de memoria, déficit de aprendizaje y hasta cuadros de ansiedad y esquizofrenia. La muestra de este descubrimiento fueron diversas localidades de EE.UU. aledañas yacimientos de fracturación hidráulica.

Distintas realidades

De cara al Fracking a nivel mundial los gobiernos han tomado distintas posturas. Una posición, por citar un ejemplo, ha sido la medida asumida por el Gobierno de Escocia que hace unas semanas decidió ampliar de manera indefinida la moratoria para la aplicación de ese método en la extracción de petróleo y gas.

“La decisión que estoy anunciando hoy significa que el Fracking no tiene lugar y seguirá sin tener lugar en Escocia”, comunicó el secretario de Energía escocés Paul Wheelhouse.

Lo rescatable del caso escocés es que la decisión no fue tomada solo por el fuero político del país. Y es que frente al Fracking el Gobierno de Escocia realizó una consulta pública a su población que, con una participación voluntaria de más de 60 mil personas, optaron por vetar la hidrofracturación en un 99%.

Una realidad distinta a la que ofrece Colombia en Sudamérica donde el 2017 el gobierno local decidió abrirle las puertas al Fracking. Esto luego de que, de manera conjunta, las carteras de Energía y Minas y Ambiente anunciaran la promoción de esta actividad para la extracción de gas y petróleo de su subsuelo.

“Hemos ya acordado con el Ministerio de Minas, en que podamos desarrollar un plan de alistamiento que se nos va a llevar entre tres o cinco años, para que el país tenga toda la tranquilidad de que hacemos este tipo de actividad en el marco de los mejores estándares ambientales globales”, declaró en su momento el titular colombiano del Ambiente Luis Gilberto Murillo.

Pese a las declaraciones del ministro colombiano, de momento no existen ejemplos en los que el Fracking se haya podido aplicar sin generar consecuencias negativas contra el medioambiente y la población.

https://www.servindi.org/actualidad-noticias/27/10/2017/el-fracking-sus-consecuencias-y-actualidad

 

 

 

 

Fuente: 
Servindi