Pobladores declaran inviable consulta sobre megaproyecto eólico en Unión Hidalgo

Diana Manzo

Corresponsal

Periódico La Jornada
Miércoles 21 de febrero de 2018, p. 29

Unión Hidalgo, Oax.

Comuneros y organizaciones del municipio zapoteco de Unión Hidalgo advirtieron que no hay condiciones sociales, culturales, políticas ni morales para que la administración federal, por conducto de la Secretaría de Energía (Sener), y el gobierno de Oaxaca realicen una consulta entre los pobladores indígenas sobre el megaproyecto de electricidad Gunna Sicarú, que la trasnacional Eólica de Francia (EDF) pretende instalar en esa localidad.

Señalaron que se violó el principio de consulta previa estipulado en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, pues EDF acaparó desde hace dos años las tierras donde se asentará el parque eólico, en el cual, según autoridades, se invertirán 600 millones de dólares.

Agregaron que el factor más importante para rechazar la consulta indígena es que Unión Hidalgo aún está en emergencia por el terremoto de magnitud 8.2 que afectó casi 80 por ciento de las viviendas en septiembre pasado.

La reconstrucción ha sido mínima, de 5 por ciento. La gente busca reconstruir su vivienda, cubrir sus necesidades primarias. No está pensando en una consulta que desde el principio está manipulada y llena de engaños. No hay información del proyecto y las autoridades se han vuelto empleadas de las eólicas, expuso Óscar Marín, representante de los bienes comunales de Unión Hidalgo.

Damnificados, padres de familia, artesanos, ancianos, taxistas, mujeres y voluntarias de cocinas comunitarias, entre otros grupos, se unieron al rechazo a la consulta.

El subdirector de consulta de la Sener, Héctor Eduardo Martínez Rivas, se reunió hace una semana con los opositores, quienes le señalaron que Unión Hidalgo primero debe recuperarse del terremoto.

Vamos a seguir con nuestra exigencia, pese a que las autoridades hacen oídos sordos. No se puede realizar una consulta libre, previa e informada cuando las tierras ya se acapararon, se paga por derecho de renta y hay acuerdos. Eso violenta toda consulta, explicó Guadalupe Ramírez Castillejos, integrante del Grupo de Mujeres en Defensa de la Tierra y Territorio. Lamentó que para la Sener la consulta sea un simple requisito, no el derecho de los pueblos indígenas a decidir si aceptan un proyecto.

Édgar Martín, representante de padres de familia y defensor de la tierra y el territorio, aseguró que a la comunidad no le interesa la consulta indígena, sino un plan de desarrollo municipal, y que como comunero su tarea prioritaria es recuperar los terrenos comunales.

Señaló que con la mala experiencia que el pueblo zapoteco de Unión Hidalgo ha tenido con la empresa Desarrollos Eólicos Mexicanos, que no ha hecho obras de impacto social, difícilmente aceptará un megaproyecto.

http://www.jornada.unam.mx/2018/02/21/estados/029n2est

 

 

Fuente: 
La jornada

Categoría: