El plan de Pueblos Mágicos daña las riquezas cultural y natural: investigadores

José Antonio Román

Periódico La Jornada
Lunes 28 de enero de 2019, p. 11
El Programa de Pueblos Mágicos (PPM), iniciado por el gobierno federal hace 18 años, presenta deficiencias y fenómenos adversos, entre los que destaca el agravamiento de la marginación y exclusión de los grupos originarios o indígenas, la concentración de los beneficios económicos en unas cuantas manos y la transformación territorial del sitio basada más en las expectativas del turista que en el rescate y preservación de las tradiciones culturales propias de las regiones.
De acuerdo con el amplio estudio Pueblos mágicos. Una visión interdisciplinaria, realizado por investigadores universitarios de todo el país, concluye que desde sus inicios en 2001, el PPM ha carecido de visión y política que realmente protejan el medio ambiente. El discurso del desarrollo sustentable se ha subordinado a la lógica del capital.
Coordinado por Liliana López Levi, profesora investigadora de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y Liliana López Levi y María Elena Figueroa Díaz, ambas profesoras investigadoras del Departamento de Política y Cultura de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) unidad Xochimilco, la exploración advierte que si el programa federal de la Secretaría de Turismo sigue en la misma línea, sin una revisión a fondo y los ajustes necesarios, los viajes de placer a estas localidades dejarán de ser viables.
Hay una suerte de autoboicot o, peor aún, de suicidio turístico, toda vez que la afluencia masiva de visitantes acaba con los recursos que son su razón de ser. Paisajes, selvas, bosques, playas, flora y fauna, formaciones rocosas, entre otros, que son sustento del atractivo turístico de un lugar, se transforman, se cubren con edificios, por ejemplo o desaparecen. Emerge, así, la presencia de un exceso de desechos sólidos, contaminación, construcciones que crecen cubriendo los paisajes, exceso de automóviles, problemas de tráfico y ruido ambiental, señala Figueroa Díaz al final de la investigación.
Actualmente, son 121 localidades las que tienen la denominación de Pueblo Mágico, y cuya finalidad es lograr la prosperidad de las comunidades y poblaciones locales, mediante el aprovechamiento del potencial para ser destinos de viajes de placer, según se ratificó en la actualización de las reglas de operación publicadas en el Diario Oficial de la Federación en febrero de 2018.
Editado por la UAM y la UNAM, el estudio presenta un análisis individualizado de 17 casos de pueblos mágicos, dando continuidad al trabajo de siete años donde se han estudiado a la mayoría de estas localidades y los resultados del programa.
Y aunque se reconoce que el PPM está lejos de contribuir al desarrollo local entendido como desarrollo comunitario, también de resalta que es momento de rescatar los esfuerzos de las poblaciones locales, las buenas prácticas, y los casos exitosos para una recuperación genuina del patrimonio de manera sustentable.

https://www.jornada.com.mx/2019/01/28/politica/011n2pol

Fuente: 
La jornada