Verificarán permisos otorgados al Proyecto Integral Morelos

Rubicela Morelos y Myriam Navarro
Corresponsales
Periódico La Jornada
Martes 29 de enero de 2019, p. 26
La reunión del delegado del gobierno federal en Morelos, Hugo Éric Flores, ex líder nacional del Partido Encuentro Social, con funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en los terrenos donde se edifica el Proyecto Integral Morelos (PIM), que incluye dos termoeléctricas, un acueducto y un gasoducto, provocó que pobladores de Huexca, municipio de Yecapixtla, acudieran a protestar en contra de la obra y demandaron a la Federación que la cancele.
Jorge Zapata, nieto del general Emiliano Zapata, informó que en la reunión el delegado en Morelos solicitó a la CFE todos los permisos correspondientes desde que se inició el proyecto, en 2012, el cual no ha concluido por la oposición de los pueblos de la zona oriente de la entidad.
A la reunión sólo se permitió el paso a algunas autoridades ejidales y municipales. Fuera, personas que llegaron expresaron su inconformidad al grito de: “¡Agua sí, termo no!”
Teresa Castellanos, vecina de Huexca, dijo que acudieron para insistir al gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador que cancele la obra, porque acabará con el agua, la tierra y el aire. Además, pidieron a Flores que también se entreviste con las comunidades afectadas.
En febrero próximo, según Jorge Zapata, el Presidente estará en Morelos, y quizás ya tenga una respuesta a su petición (de la cancelación del PIM), pues él pidió un mes para analizar su demanda. Zapata, agregó que ya entregó todos los documentos que poseen sobre el megaproyecto.
En Nayarit, indígenas de Durango expresaron su temor por la reanudación de los trabajos de la presa hidroeléctrica Las Cruces, en el río San Pedro, en el norte de la primera entidad.
El pasado 25 de octubre, ese río, crecido por el huracán Willa, devastó el municipio de Tuxpan y dejó más de 40 mil damnificados.
Las obras de la presa, proyectada en el sexenio del priísta Enrique Peña Nieto, ha avanzado en el municipio de Ruiz, colindante con El Nayar, el más pobre de Nayarit.
La CFE ofreció a esas comunidades obras sociales como unidades médicas y servicio de electricidad, pero los pueblos indígenas no están de acuerdo. Se quejan de que sus sitios sagrados quedaron inundados y perderán agua para consumo humano y agrícola; señalaron además que la presa afectará el ecosistema de manglares y a las comunidades pesqueras.
Francisco González de la Cruz, presidente de la Unión Wixárika de los Centros Ceremoniales de Jalisco, Durango y Nayarit, explicó que enviaron al Presidente un documento en el cual rechazan la obra hidráulica.

https://www.jornada.com.mx/2019/01/29/estados/026n2est#

Fuente: 
La jornada