Reanudan obra del gasoducto Lerdo, Durango-Aguascalientes

Convencen a ejidatarios opositores
La empresa otorgó un pago único de 725,967 pesos por todo el tiempo que esté en vigor el contrato
Alfredo Valadez Rodríguez
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 9 de marzo de 2019, p. 24
Zacatecas, Zac., Las empresas mexicanas asociadas Grupo Desarrollo Infraestructura (GDI), Fermaca y su filial Bienes Raíces y Construcción (Brycsa), la italiana Sicim Pipeline y Mex Gas International, filial de Pemex Gas y Petroquímica Básica (PGPB), convencieron a los campesinos del ejido zacatecano de Santiaguillo para reanudar este año la construcción del gasoducto que va de Lerdo, Durango a la ciudad de Aguascalientes, obra que los ejidatarios mantuvieron bloqueada durante nueve meses.
Las cuatro compañías citadas, asociadas en la empresa denominada Fermaca Pipeline La Laguna (que ganó en 2016 la licitación internacional de la Comisión Federal de Electricidad, para el transporte de gas natural), convenció mediante un acuerdo monetario a los labriegos que se habían mantenido en resistencia, quienes denunciaron haber sido objeto, durante ese periodo, de amenazas y la presión de funcionarios del gobierno de Alejandro Tello Cristerna.
En presencia de Claudia Elena Díaz Vélez Aguirre, notario público número 59 de Torreón, Coahuila, la empresa extendió a los representantes ejidales un pago único y por todo el tiempo que esté en vigor este contrato–es decir por tres décadas–, de 725 mil 967 pesos.
Se llegó ya a un mal acuerdo, consideró el ejidatario Fortino Adame Ortiz, quien acusó al mandatario priísta de haber enviado el pasado 23 de febrero a un numeroso grupo de policías estatales, quienes estuvieron presentes en la realización de la asamblea del ejido Santiaguillo.
Acusó que había funcionarios de la Secretaría de Economía local ,señalados de presionar y proferir amenazas contra algunos campesinos opositores previo a la realización de la asamblea, para que aceptaran un acuerdo con Fermaca Pipeline La Laguna.
Durante los nueve meses que duró el bloqueo de los trabajos –de abril a diciembre de 2018–, los 152 ejidatarios exigían un pago de un millón 500 mil pesos para cada uno de ellos, por la renta del derecho de paso del gasoducto durante 30 años; es decir, 50 mil pesos anuales. La compañía trasnacional no aceptó.
Fermaca Pipeline La Laguna está haciendo uso para instalación y operación de su gasoducto, de una franja de 30 metros de ancho y más de cinco kilómetros de longitud, en total 155 mil metros cuadrados de tierras ejidales”.
En la asamblea ejidal del pasado 23 de febrero, la gasera sólo accedió a pagar un monto indemnizatorio adicional, de 50 mil pesos por los 30 años de la renta de las tierras a cada uno de los campesinos. Esto es el equivalente a sólo mil 666 pesos por año, para cada ejidatario. Y ya llevaban los cheques listos.
Lo más grave, destacó Adame Ortiz, es que personal del gobierno de Zacatecas, presuntos agentes de la empresa, así como José Manuel Soriano y Manuel Hernández, presidente y secretario de la nueva mesa directiva del ejido, visitaron días antes de la reciente asamblea ejidal la comunidad de Santiaguillo para atemorizar a los campesinos.
“Les comentaron que no podían pagarles la suma de dinero que pedían (un millón 500 mil pesos por la renta de sus tierras durante 30 años) porque era a una suma peligrosa y a ver si no se los quitaba después el crimen organizado”.
https://www.jornada.com.mx/2019/03/09/estados/024n1est

Fuente: 
La jornada