Establece la Semarnat la primera reserva biocultural para proteger los ecosistemas

La nueva estrategia apoya a los pobladores para cuidar de forma sustentable las áreas naturales: Víctor Manuel Toledo
Angélica Enciso L.

Periódico La Jornada
Lunes 4 de noviembre de 2019, p. 34
La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) avanza en la protección de la biodiversidad con el establecimiento de reservas bioculturales. Próximamente se establecerá la primera a escala federal en la reserva de la biosfera Montes Azules, en la selva lacandona, con las comunidades tzeltales, choles y lacandones, anunció Víctor Manuel Toledo, titular de la dependencia.
En entrevista con La Jornada explicó que alrededor de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) hay 4 mil 200 comunidades, con cerca de 4 millones de habitantes rurales y 80 por ciento presenta elevado índice de marginación social.
Le hemos dado toda la atención a conservar al jaguar, a los colibríes, la mariposa monarca y al quetzal, pero no hemos puesto atención en las comunidades que están compartiendo las áreas protegidas. Esto debe cambiar, por lo tanto desde Semarnat vamos a impulsar una política de apoyo a las comunidades que viven alrededor o dentro de las ANP, comentó Toledo.
Agregó que ya hay una reserva biocultural establecida, la del Puc, Yucatán, que fue una iniciativa de cinco municipios mayas y se formalizó con el apoyo del gobierno del estado, y ahí se combina la conservación de flora, fauna y de los sitios arqueológicos con los conocimientos y prácticas indígenas.
Otra posibilidad de reserva biocultural es con los huicholes, en todo el recorrido que hacen desde Jalisco hasta San Luis Potosí, por su cultura entorno del peyote y su peregrinación. Sería otra propuesta de reserva biocultural. No sólo es la preservación de flora y fauna, sino de las prácticas ancestrales y de los sitios sagrados. Los seris de Sonora y Baja California, agregó, tienen cerca de 60 sitios sagrados que también tienen que ser considerados en la tareas de conservación.
Explicó que el establecimiento de reserva biocultural de Montes Azules se derivó de una reunión con los pueblos de la lacandona, en particular con las autoridades tradicionales que fueron elegidas recientemente y que representan mil 600 familias de lacandones, tzeltales y choles. Precisó que se trata de las autoridades reconocidas y sancionadas por los métodos de legalidad, poseen 600 mil hectáreas y son los legítimos posesionarios de Montes Azules.
Recordó que en 1978 se creó la reserva en 331 mil hectáreas, terrenos de estas comunidades, y además “Montes Azules ha sido colonizado o invadido por innumerables comunidades en los últimos 30 años. La política errática de los gobiernos pasados no puso atención en resolver el problema agrario y comenzaron a surgir conflictos de muchos tipos. La buena noticia es que las autoridades de la comunidad lacandona han hecho un trabajo para establecer acuerdos con 37 asentamientos considerados irregulares, con ello se desactivan los conflictos.
Esto, con la idea de que todos los pobladores de Montes Azules realicen acciones de conservación”. Precisó que quedó pendiente un área pequeña para llegar a acuerdos con asentamientos alrededor de Montes Azules. También hay un conflicto aún con un grupo de familias lacandonas que no están de acuerdo con esto.
Expuso que la Semarnat está dispuesta a que se termine de delimitar el polígono de la reserva, se debe acordar, y una vez que se haga se entrará a apoyar la reserva biocultural de Montes Azules. Participará la Semarnat, el Registro Agrario Nacional, la Procuraduría Agraria, la Secretaría de Bienestar, con Sembrando vida, y el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas.

https://www.jornada.com.mx/2019/11/04/sociedad/034n1soc

Fuente: 
La jornada