Síguenos en Facebook

Financia el BM la “energía sucia”, denuncian ambientalistas en Lima

Exigen a participantes en la COP-20 compromiso contra el calentamiento global

Se debe apoyar a 500 millones de campesinos que proveen alimentos a las naciones en desarrollo

Pl, AP, Dpa y Xinhua

Periódico La Jornada

Jueves 4 de diciembre de 2014, p. 47

Lima, Perú.

Frente a la sede de la 20 Conferencia Mundial de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP-20), que se realiza en esta ciudad del primero al 12 de diciembre, con la participación de delegados de alrededor de 200 naciones, activistas ambientales protestaron este miércoles contra el financiamiento de nuevos proyectos de “energía sucia”,

Los manifestantes hicieron un plantón frente al recinto para denunciar el financiamiento del Banco Mundial (BM) a ese tipo de programas, que “aparentan contribuir a mitigar el calentamiento global cuando en realidad lo agravan, al generar grandes cantidades de gases de efecto invernadero”.

Ricardo Navarro, de la organización Amigos de la Tierra, de El Salvador, mencionó el caso de un proyecto de explotación de carbón que impulsa el gobierno de Japón, pese al alto nivel de contaminación que causará, el cual recibe recursos del BM.

También denunció el financiamiento de grandes planes de centrales hidroeléctricas que producen la inundación de territorios de pueblos indígenas, que son desplazados a otras regiones.

Navarro condenó la posición de algunos participantes en esta conferencia sobre cambio climático, que han planteado el uso de alimentos como combustible, lo que rechazó, “porque ocasionaría escasez de comida y hambre en la población”. Atribuyó dicha iniciativa a grandes corporaciones trasnacionales que dan prioridad a sus intereses económicos sobre el cuidado del medio ambiente.

Policía de Ecuador intercepta autobús de activistas

En Quito, Ecuador, se informó que un autobús en el que viajaban activistas ecuatorianos del grupo ambiental Yasunidos, con destino a la conferencia internacional de Lima, fue detenido por la policía en suelo ecuatoriano, aunque la mayor parte de sus integrantes remprendieron camino hacia su objetivo.

Yasunidos es uno de los más activos opositores del país a la explotación de petróleo en la zona del Yasuní, en plena Amazonia ecuatoriana.

Mientras, la Organización Mundial de Agricultura (WFO, por sus siglas en inglés) exigió que la agenda de la cumbre tenga en cuenta en sus acuerdos y discusiones la problemática de los campesinos dentro del cambio climático.

“Pedimos que los jornaleros estén incluidos en el próximo informe de la COP20. ¿Por qué la agricultura no está sobre la mesa cuando hablamos sobre las negociaciones del cambio climático?”, preguntó el representante de los agricultores de Uganda, Charles Ogan.

Manifestó que el propósito de la WFO es resolver la preocupación por el calentamiento global mediante la integración de los pequeños agricultores, y llamó a los gobiernos a que lancen programas que incentiven y subsidien los programas del campo.

En tanto, representantes de la Fundación Internacional para el Desarrollo de la Agricultura (IFAD) se dijeron preocupados por la falta de atención a ese sector por parte de los gobiernos, y advirtieron sobre el gran impacto que tiene el calentamiento global sobre la producción del campo.

“Creemos que los campesinos son una parte importante de la solución ante los retos por el cambio climático. Con casi 500 millones de pequeños agricultores responsables de cuatro quintas partes de los alimentos de las naciones en desarrollo, reconocemos que estos hombres y mujeres rurales representan una parte importante en este proceso”, dijo el presidente de la IFAD, Kanayo Nweanze.

Durante la conferencia de Lima, los delegados trabajarán en una propuesta que será la base de la cumbre de París el próximo año. Se buscará alcanzar un acuerdo fundamental para el futuro ambiental de la humanidad, que remplazará el Protocolo de Kyoto.

Un aspecto fundamental es el llamado Fondo Verde, mecanismo adoptado con el objetivo de que las naciones desarrolladas ayuden a las pobres mediante transferencia de tecnologías y proyectos para adaptación.

Concebido para movilizar 100 mil millones de dólares hasta 2020, por ahora sólo se han recibido compromisos de unos 20 países, como Japón, Canadá, Alemania, Suecia y Suiza, entre otros, con una suma que no supera los 10 mil millones.

En tanto, el gobierno de Perú ha tomado las previsiones necesarias en esta cumbre para detectar y atender a tiempo posibles casos de los virus de ébola y chikunguña.

http://www.jornada.unam.mx/2014/12/04/sociedad/047n1soc