Síguenos en Facebook

La visita a Chiapas, momento para reflexionar en defensa de la Tierra

Visita Papal

Realizan encuentro latinoamericano con la encíclica Laudato si

Hermann Bellinghausen

Enviado

Periódico La Jornada

Domingo 14 de febrero de 2016, p. 11

San Cristóbal de Las Casas, Chis.

Al iniciar esta mañana, en el contexto de la visita del papa Francisco a Chiapas, el Encuentro latinoamericano con la encíclica Laudato si “defendemos los derechos a la tierra, el territorio y los bosques”, el director del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba), Pedro Faro, reconoció que fue dicha encíclica de Francisco la que “provocó” el acto para “reflexionar en profundidad sobre la urgencia de actuar desde abajo y desde los pueblos en la defensa radical de la Madre Tierra”.

Con la participación de representantes indígenas de México, Centroamérica y la región amazónica, así como organismos civiles del continente, el Frayba les dio la bienvenida “a estas tierras donde se sigue sembrando rebeldía y resistencia a través de la libre determinación y autonomía frente la amenaza del sistema neoliberal”.

El encuentro, que concluirá este domingo, discute la experiencia de “defensa radical” de la Tierra ante “la acción miserable de gobiernos y empresas que pasan por alto a los pueblos originarios y campesinos que mantienen una relación integral con su territorio, donde se construye la cultura y la vida”.

Gobiernos, empresas y el crimen organizado “mantienen una guerra hacia los pueblos originarios”, ya que en ellos radican los territorios que codician por su gran biodiversidad. Para el caso de México, Faro destacó “el proceso de luchas agrarias que reconocen la propiedad social”, el contexto internacional de derechos humanos, “y sobre todo los Acuerdos de San Andrés, que representan una ley máxima, legítima y reconocida por los pueblos que van caminando la autonomía”. Tal marco de derecho reconoce “la cosmovisión de los pueblos en relación con su territorio” y representa “un piso sólido para acciones de defensa y ejercicio de derechos por encima de cualquier tratado y acuerdo de comercio, y de las reformas estructurales que se elaboraron para represión, despojo y explotación de quienes defienden sus derechos”. Todo ello “constituye y perfila un terrorismo de Estado”.

Recordó que el gobierno desconoció los Acuerdos de San Andrés, firmados con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) el 16 de febrero de 1996. “Han pasado 20 años de la legitimidad y vigencia de facto de los acuerdos”, que siguen siendo lo que “inyecta resistencia y rebeldía a la libre determinación y la autonomía de los pueblos para la defensa desde debajo de sus territorios”.

Contra el control y la mercantilización del territorio

El presidente del Frayba precisó: “Estamos en desacuerdo con gobiernos, empresas y con organizaciones o pueblos que se prestan al control territorial por la mercantilización y privatización de la naturaleza”. Citó la estrategia de extractivismo, monocultivo, agroindustria, infraestructura de comunicación, producción energética, mercantilización de bienes comunes naturales que se privatizan, se decretan “áreas naturales protegidas” o se entregan al turismo y otros proyectos gubernamentales “con la careta ‘verde’, que generan población dependiente del sistema ideológico de consumo”.

Con la participación de delegados de Panamá, Ecuador, Brasil, Perú, Costa Rica, Nicaragua y Honduras, el encuentro discute las alternativas para “fijar el horizonte en la defensa de los territorios de los pueblos que luchan por la humanidad”. De México acudieron representantes de Cherán, Chimalapas, Xochicuautla, Atenco, de los pueblos wixárika y yaqui. Y de Chiapas, representantes de luchas en Chenalhó, Tila, Chicoasén, Teopisca, la selva norte, Simojovel, Montes Azules y Las Brisas, así como desplazados tojolabales de Primero de Agosto y tzeltales de Banavil.

http://www.jornada.unam.mx/2016/02/14/politica/011n1pol