Síguenos en Facebook

Investigan alta capacidad para capturar carbono de manglares en Baja California

Su desaparición trae como consecuencia la intensificación del cambio climático

El estudio, realizado en la UC en San Diego, resalta la importancia de conservar estos ecosistemas

Angélica Enciso Landero

Periódico La Jornada

Martes 29 de marzo de 2016, p. 29

Los manglares que se mantienen en zonas desérticas de Baja California tienen capacidad hasta cinco veces mayor de capturar carbono que la misma vegetación en áreas tropicales. Se trata de pequeñas extensiones de esta flora con raíces que tienen unos 2 mil años sin descomponerse, señala un estudio científico divulgado este lunes.

Las zonas de manglar decrecen a un ritmo de 3 por ciento debido al incremento de actividades humanas a lo largo de la costa; en México se estimaba que hasta 2010 había 764 mil hectáreas. La eliminación de mangle implica suprimir un ecosistema natural capaz de capturar carbono producido por actividades humanas, lo que acentúa el cambio climático, y además libera el gas que estuvo almacenado por miles de años, refiere el estudio Manglares y secuestro de carbono, realizado por Octavio Aburto, Paula Ezcurra y Exequiel Ezcurra, publicado ayer en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

El reporte revela que los manglares desérticos restringidos a las ensenadas rocosas de la costa de Baja California han crecido sobre sus propios restos de raíces por miles de años, para compensar el aumento del nivel del mar, acumulando una capa gruesa de turba bajo sus raíces. La turba se comporta como una esponja para el carbono atmosférico almacenado y “aporta una crónica de la historia del aumento del nivel del mar en la región”, indica.

De acuerdo con los autores, esta es la primera investigación que estima el carbono acumulado en la capa sedimentaria de turba del manglar, y recalca la importancia de entender mejor las condiciones de la historia natural de los sitios donde crecen los manglares, a fin de calcular con mayor exactitud su capacidad global de almacenamiento de carbono.

Los manglares en terrenos inundables planos han acumulado una capa de turba más delgada, dado que con el tiempo han migrado conforme el nivel del mar aumentaba, y el incremento en la sedimentación aportada por los ríos desplazaban la línea de costa.

Este nuevo estudio, dirigido por investigadores del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, estima que los manglares desérticos, que sólo representan 1 por ciento del área terrestre del noroeste de México, almacenan casi 30 por ciento del carbono bajo tierra de la región.

Octavio Aburto explicó que los resultados demuestran cómo estos ecosistemas han estado adaptándose al cambio climático y al aumento del nivel del mar por miles de años. El científico es profesor asistente en el Centro para la Biodiversidad Marina y Conservación del Instituto Scripps, y ha investigado los servicios económicos de los manglares en México, en particular en Baja California, por más de 10 años.

Consideró que a partir de entender la relación entre la historia natural y la capacidad de almacenamiento de carbono en los ambientes de manglares se puede tener mejor comprensión del cambio climático y del incremento del nivel del mar en el futuro.

La autora principal del estudio, Paula Ezcurra, indicó que estos ecosistemas representan una delgada capa entre el océano y la tierra, pero almacenan mucho carbono en un área muy pequeña. El estudio “ayuda a cuantificar más a fondo el valor de los ecosistemas de manglar y resalta la importancia de su conservación”, dijo Exequiel Ezcurra, profesor adjunto del Instituto Scripps y académico en el área de ecología en la Universidad de California, en Riverside.

http://www.jornada.unam.mx/2016/03/29/sociedad/029n1soc