Síguenos en Facebook

Responsabilizan a empresas por destrucción del río Atoyac

Una extractora de gravilla y cantera utiliza explosivos, señala grupo ambientalista

Ingenio azucarero, fábrica de alcohol y central de energía eléctrica arrojan desechos al cauce

Piden que Conagua y Protección Civil investiguen

Se secarán pozas a lo largo de 6 kilómetros

Eirinet Gómez

Corresponsal

Periódico La Jornada

Lunes 28 de marzo de 2016, p. 31

Atoyac, Ver.

El uso de explosivos por una empresa que explota materiales pétreos habría causado el socavón que el 2 de marzo redujo el cauce del río Atoyac, en la zona central de Veracruz.

Edmundo Reyes Jaime, integrante de la Coordinadora de los Pueblos en Defensa del Río Atoyac, denunció que a dos kilómetros del manantial El Encanto, que abastece al río Atoyac, la empresa Agregados Jácome SA de CV Cantera Santa Ana, ha realizado detonaciones para extraer gravilla y cantera.

Entrevistado en la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), donde presentó una queja, aseguró que hace meses, luego de una serie de explosiones en Cantera Santa Ana, hubo un hundimiento en el nacimiento del río, cuyo nivel de agua disminuyó metro y medio.

Recordó que a principios de este mes, a ocho kilómetros del nacimiento del río, se formó una enorme zanja por la que el agua se fue al subsuelo. Este hecho, afirmó, es parte de una larga historia de contaminación, devastación y depredación ambiental.

El 2 de marzo en el rancho San Fermín, en el ejido La Angostura, la corriente se cargó hacia un costado del canal. Comenzó a formarse una zanja de ocho metros de ancho y tres de profundidad por el que drenaron unos 200 litros de agua por segundo. En menos de 48 horas el cauce dejó de existir.

“No es un fenómeno natural”

De acuerdo con especialistas de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el cauce sigue corriendo debajo de la tierra. Un par de kilómetros río abajo, otro manantial, adonde los pobladores creen que va a dar el agua que se fue por la oquedad, alimenta el río, que desemboca en un afluente cerca del Golfo de México.

Sin embargo, numerosas pozas a lo largo de seis kilómetros se quedaron sin flujo y se secarán con el estiaje.

José Enedino González Nava, integrante de la asociación civil ProDerechos Constitucionales, quien trabaja con Edmundo Reyes en la defensa del río Atoyac, acusa: “Hay culpables de lo que está sucediendo en el río Atoyac. No es un fenómeno natural; la zanja tiene que ver con las explosiones en Cantera Santa Ana”.

González Nava asevera que desde hace años el ingenio El Potrero, la alcoholera Zapopan y la central energética de Atoyac arrojan residuos al río.

¿Es posible que la contaminación del agua haya acelerado la erosión de la roca caliza? ¿Es posible que las explosiones en Cantera Santa Ana hayan fracturado la piedra?, preguntan los ambientalistas, quienes piden que la Conagua y Protección Civil realicen una investigación.

Un reporte preliminar de la Conagua indicó que la roca caliza se erosionó por infiltración de agua del río y formó la zanja; es decir, lo atribuye a causas naturales.

Desde su nacimiento en la zona montañosa central (Pico de Orizaba) hasta su desembocadura en las playas del Golfo de México, el río abastecía de agua a ocho municipios: Atoyac, Paso del Macho, Yanga, Cuitláhuac, Carrillo Puerto, Cotaxtla, Medellín y Boca del Río.

Autoridades federales y estatales afirmaron que el abasto del líquido para consumo humano y uso agrícola en la región está garantizado con la Unidad de Riego para el Desarrollo Rural Alfredo V. Bonfil, que en la zona alta del río Atoyac desvía 90 por ciento del caudal.

Según Edmundo Reyes Jaime y José Enedino González Nava, las industrias tienen acceso prioritario al agua del canal Alfredo V. Bonfil y, en caso de sequía extrema, es posible que muchos habitantes padezcan escasez.

Los ambientalistas refieren que numerosos pobladores se abastecen de pozos particulares que alimentaba el río que desvió su cauce.

“¿Qué va a pasar con esos pozos ahora que ya no está el río? Las autoridades están minimizando el impacto que el socavón tendrá”, advirtió.

De los ocho municipios por los que pasa el río, afirmó Enedino González, en al menos cinco (Atoyac, Paso del Macho, Yanga, Cuitláhuac y Carrillo Puerto) el Atoyac es la única fuente de abasto.

http://www.jornada.unam.mx/2016/03/28/estados/031n1est