Síguenos en Facebook

Rarámuris bloquean pistas de aterrizaje en Creel; reclaman indemnización

Miroslava Breach

Corresponsal

Periódico La Jornada

Jueves 14 de abril de 2016, p. 26

Chihuahua, Chih.

Unas 150 familias indígenas de la comunidad Bosque de San Elías Repechike, municipio de Bocoyna, tomaron ayer el aeropuerto de Creel para exigir al gobierno estatal que cumpla una sentencia del juez octavo de distrito que ordenó la reparación de daños materiales e inmateriales ocasionados al territorio de los rarámuris que viven en la zona de impacto de la terminal.

Esa sentencia, emitida el 27 de noviembre de 2014, ordenó la reposición de las veredas que las familias indígenas de Bosque de San Elías Repechike recorren a pie para buscar alimentos, recolectar leña y realizar otras actividades cotidianas, así como la recuperación de dos ojos de agua para consumo doméstico y animal.

También sentenció al gobierno de Chihuahua a restaurar el bosque, reparar la remoción de miles de toneladas de tierra y el daño causado a los habitantes de la comunidad, quienes desde el inicio de las obras padecen malestares emocionales y físicos. Los indígenas no fueron informados sobre el proyecto y han sido amenazados.

Los rarámuris, encabezados por el gobernador tradicional Nicolás Sánchez Torres, sostuvieron que año y medio después de emitida la sentencia, el gobierno del estado sólo simula cumplirla y, a pesar de la suspensión, las obras siguieron y ya se prepara la inauguración del aeropuerto, donde diariamente aterrizan avionetas.

Calendaria Blanca Patricio, una de las indígenas de Bosques de San Elías Repechike, pidió que se reconozcan los derechos de su etnia al territorio ancestral y anunció que sus compañeros ocuparán las pistas por tiempo indefinido.

Enriqueta Díaz, quien también participa en el bloqueo, contó que el gobierno estatal ha pedido a los inconformes que trabajen en la reparación de daños a cambio de un jornal, cuando las autoridades deben hacer esta labor e indemnizar a la comunidad.

Diversas organizaciones, activistas y sacerdotes católicos de Creel se sumaron a las demandas de la etnia y ofrecieron acompañarla para prevenir un desalojo o la intimidación de grupos criminales que controlan esa zona de la Sierra Tarahumara.

http://www.jornada.unam.mx/2016/04/14/estados/026n2est