Síguenos en Facebook

Retiran financiamiento a parque eólico en Juchitán

Fondo de pensiones PGGM había aportado 250 millones de euros

Se perdió rentabilidad por nulos avances en cuatro años: De Telegraaf

Opositores celebran, pero admiten que no se ha cancelado el proyecto

Diana Manzo

Corresponsal

Periódico La Jornada

Miércoles 27 de abril de 2016, p. 30

Juchitán, Oax.

El fondo PGGM, que maneja las pensiones de médicos y enfermeras de Países Bajos, retiró la inversión de 250 millones de euros destinada al proyecto de la empresa Eólica del Sur, después de cuatro años de intentar establecer un parque generador de energía eléctrica en el Istmo de Tehuantepec, informó la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco (APPJ).

Citando el diario De Telegraaf, los asambleístas recordaron que PGGM planeaba aportar un tercio de los 750 millones del euros que costaría el proyecto, en el que también participan la australiana Maquarie Capital y la japonesa Mitsubishi.

En la nota de su corresponsal en México, Edwin Timmer, publicada el viernes pasado, el diario recuerda que hace cuatro años PGGM anunció su participación en la instalación de 132 aerogeneradores con capacidad de 396 megavatios.

De Telegraaf consignó que PGGM decidió en diciembre retirarse del proyecto, pero no lo difundió. El argumento fue que después de cuatro años de retraso no se ha construido nada y el proyecto “ya no podrá ser suficientemente rentable”.

Anomalías en consulta: APPJ

Integrantes de la APPJ celebraron esta decisión. Mariano López Gómez, su vocero, dijo que esto no garantiza la cancelación de la eólica. Añadió que si una empresa no puede invertir, el terreno “se lo pueden vender a otra”.

Explicó que esto demuestra que la consulta indígena que promovieron en noviembre de 2015 la Secretaría de Energía y Eólica del Sur (antes Mareña Renovables) se realizó “sin transparencia, de mala fe y violando los estándares internacionales de protección al medio ambiente y respeto a los pueblos indígenas, así como el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo”.

Pescadores zapotecos de Álvaro Obregón, municipio de Juchitán, se opusieron a este proyecto y bloquearon la carretera a San Dionisio. Argumentaron que el funcionamiento de los aerogeneradores ahuyentaría la pesca en las lagunas superior e inferior, lo cual los dejaría sin sustento.

En noviembre de 2015 se realizó la primera consulta sobre la construcción de un parque eólico en el Istmo de Tehuantepec, la cual promovió la empresa Eólica del Sur por conducto de un comité técnico formado por los gobiernos municipal, estatal y federal, a través de la Secretaria de Energía.

En diciembre de 2015, el Centro de Derechos Humanos Tepeyac AC e integrantes del pueblo binizza’ (zapoteco) agrupados en la Asamblea de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Territorio (Apdtyt) anunciaron que el juez séptimo de distrito en Oaxaca, Isaías Corona Coronado, otorgó la suspensión definitiva del parque de Eólica del Sur, en respuesta al amparo presentado por mil 166 indígenas del Istmo.

“Esta suspensión definitiva implica que el proyecto estará detenido hasta que el juez emita sentencia, por lo cual la empresa no podrá realizar obra alguna porque violaría la orden judicial”, explicaron en el documento.

Esta misma agrupación logró en 2012, mediante un amparo, la cancelación del proyecto eólico Barra Santa Teresa, la cual pretendía instalar 132 aerogeneadores (los mismos de Eólica del Sur en Juchitán) en tierras de San Dionisio del Mar.

http://www.jornada.unam.mx/2016/04/27/estados/030n1est