Síguenos en Facebook

La selva Lacandona podría desaparecer en 10 años por la corrupción: indígenas

Tala clandestina, ganadería descontrolada y tráfico de flora y fauna, otros enemigos

Demandan que se permita a los residentes vigilar la zona y enfrentar a los invasores

Andrea Becerril

Periódico La Jornada

Jueves 18 de agosto de 2016, p. 16

La selva Lacandona podría desaparecer en diez años a causa de la corrupción de las autoridades, invasiones ilegales, la tala clandestina, la ganadería descontrolada y el tráfico de flora y fauna, advirtieron indígenas chiapanecos durante una reunión con legisladores y autoridades del medio ambiente, en la que abordaron la problemática de la Reserva de la Biósfera Montes Azules.

Pablo Chankin, presidente del Santuario de Cocodrilo Tres Lagunas, expuso que es preocupante ver que cada año esta región, patrimonio de los mexicanos y del mundo, es devastada sin que las instituciones encargadas de proteger el medio ambiente lleven a cabo acciones concretas para detener esta situación.

Las invasiones se llevan a cabo como negocio de las autoridades, quienes organizan grupos para irrumpir en diversas zonas protegidas, para posteriormente cobrar una indemnización a los gobiernos federal y estatal por ser desalojados, resaltó Chankin.

Expuso que en la Reserva de la Biósfera Montes Azules existen tres poblados que se formaron mediante invasiones ilegales, pero si se regularizan requerirán de apoyos de los gobiernos federal y estatal para que lleguen servicios como educación y de salud, entre otros, lo que implicaría construir más carreteras, y con ello, “habrá más tala de árboles y saqueo de flora y fauna”.

Por su parte, Jaime Chancayun, miembro también de la comunidad lacandona, acusó a los ejidatarios de realizar talas ilegales para el negocio de la ganadería y denunció la falta de personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para impedir esta situación.

Por ello, solicitó apoyo de las autoridades para que los lacandones puedan vigilar y cuidar esta región y enfrentar a los ejidatarios, cazadores y taladores.

Durante la reunión, en la que estuvieron presentes autoridades de las secretarías de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), y de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), así como de la Profepa, el senador del PVEM Luis Armando Melgar Bravo manifestó que no sólo se trata de una degradación, lo que enfrenta la selva Lacandona, sino de “su destrucción”, por lo que es fundamental actuar ya.

Detalló que esa reserva natural ha perdido en siete décadas 80 por ciento de su superficie, equivalente a 1.6 millones de hectáreas, debido a la tala ilegal y la deforestación descontrolada, además de la cacería ilegal que amenaza a especies nativas de la región.

Al respecto, Valeria Towns, representante de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, expresó que los ecosistemas que se preservan en la región de Lacandona son una prioridad para el desarrollo sustentable del país y un tema de seguridad nacional. Indicó que esa región tiene históricamente una complejidad social que dificulta la protección de los recursos naturales.

Recordó que en 2013 se llevó a cabo una acción coordinada entre varias instituciones para detener un conato de invasión en la zona sur de la reserva de Montes Azules y dejó en claro que la comisión está a favor de que se realicen algunos desalojos en la zona.

http://www.jornada.unam.mx/2016/08/18/politica/016n1pol