Síguenos en Facebook

Académicos, productores y activistas impugnan dictamen de la ley forestal

Demandan que se consulte a sectores involucrados; señalan “autoritarismo”

La resolución “deja sin reconocimiento ni protección los derechos de los pueblos indígenas”

El documento permite que continúe el saqueo por trasnacionales, aseveran

Carolina Gómez Mena

Periódico La Jornada

Martes 28 de febrero de 2017, p. 31

El dictamen aprobado por la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados para establecer una nueva ley forestal representa un retroceso, señalaron organizaciones de productores y activistas, así como académicos, quienes demandaron que se consulte a los sectores involucrados en el tema.

Entre los principales errores de la propuesta señalaron la “centralización autoritaria, especialmente en el Consejo Nacional Forestal (Conafor) y el Fondo Forestal Mexicano”; en cuanto a los servicios técnicos, el dictamen votado “destruye los avances modestos en mejora de los servicios técnicos contenidos en la ley vigente”, por ejemplo, cambiar de un esquema de registro prácticamente vitalicio a otro sujeto a evaluación por resultados.

“Documento al vapor”

En conferencia de prensa, integrantes del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (Ccmss), el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales precisaron que el dictamen aprobado el pasado 21 de febrero está hecho “sobre las rodillas y al vapor”, además de ser un documento “con tantas carencias, que luego tendrá que ser remendado”.

Gonzalo Chapela, del Ccmss, indicó que el texto aprobado por los legisladores “no tiene prácticamente ningún avance en comparación con la ley vigente de 2013. En contraparte, presenta retrocesos importantes y desaprovecha múltiples propuestas para mejorar el marco jurídico del sector”.

Juan Carlos Carrillo, del Cemda, dijo que el documento “deja de reconocer y proteger los derechos de los pueblos indígenas, así como el desarrollo forestal comunitario. También invade facultades, porque centraliza el poder en la Conafor, al dejar a ésta como responsable de coordinar las acciones de cambio climático y elaborar los reglamentos de los consejos estatales”.

Raúl Benet, también del Ccmss, dijo que el documento también es un retroceso en participación ciudadana, porque “en lo que concierne al Conafor y a los consejos estatales se reducen al mínimo sus funciones hasta dejar estas instancias en figuras decorativas, sin fuerza, a voluntad de los funcionarios”.

En tanto, Carlos Pérez Sebastián, de Silvicultura Ocote Real, indicó que la propuesta permite “que se sigan saqueando nuestros territorios por las trasnacionales. Exigimos que se nos tome en cuenta antes de dictaminar la ley. No queremos que la aprueben en lo oscuro”.

Marco Antonio Bernal, de Quetzalpapálotl, exigió que “se respeten los derechos de los pueblos originarios y campesinos”.

Expresaron que se requiere desechar el dictamen aprobado, con el cual la propuesta de nueva ley presentada por el Partido Verde será puesta a votación en el Congreso, sin previa consulta con el sector. Urge un proceso transparente y participativo, dijeron.

“Hace dos semanas más de 100 organizaciones llamaron a los diputados para que se convoque a un proceso de consulta para recoger propuestas.”

Otra “debilidad” es la “eliminación de los candados de los artículos 99 y 100 de la actual Ley Forestal, para que de manera expresa ocho grupos de familias de plantas de vida silvestre con centro de origen en México, que se consideran especies en riesgo, sean aprovechadas mediante autorización de la Conafor”.

http://www.jornada.unam.mx/2017/02/28/sociedad/031n1soc