Síguenos en Facebook

Agrupación indígena reclama violación a su derechos; interpone amparo colectivo

Empresas eólicas se expanden sin consultar a las comunidades, afirma representante

Todo lo negocian a espaldas de un pueblo que sólo busca el respeto a su autonomía

Diana Manzo

Corresponsal

Periódico La Jornada
Domingo 2 de julio de 2017, p. 19

Unión Hidalgo, Oax.

Integrantes del Comité Pro Defensa de la Tierra y Territorio interpusieron 40 demandas de amparo colectivo con 700 firmas de indígenas de este municipio ante el juez séptimo de distrito, con sede en Salina Cruz, por la violación a sus derechos a una consulta libre, previa, informada y de buena fe conforme dispone el artículo 2 de la Constitución federal y el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Romel Matus, representante del comité, informó que autoridades del gobierno federal, como la Secretaria de Energía; el gobierno de Oaxaca, por conducto de la Comisión Permanente de Fomento de Energía Renovable, y el ayuntamiento de Unión Hidalgo otorgaron a inversionistas nacionales y extranjeros, sin previa consulta indígena, concesiones, permisos y autorizaciones para ampliar su infraestructura en terrenos de la comunidad.

“Se sabe que las empresas Fuerza y Energía Bii Ioxho y Desarrollos Eólicos Mexicanos de Oaxaca 1 y 2 (Demex) recibieron permisos para seguir expandiéndose; la Comisión Reguladora de Energía nos informó que ambas aparecen en la lista relacionada con nuestra comunidad. Sabemos que podrían ubicar sus torres cerca del estero Guie’ y de la reserva natural El Palmar”, dijo.

Gelasio Morga Cruz, representante legal de la agrupación, explicó que los amparos fueron interpuestos precisamente porque se violenta el derecho a una consulta indígena de un pueblo zapoteca, Unión Hidalgo, donde las autoridades debieron consultar antes de otorgar permisos de expansión.

Al otorgar esos permisos, se viola el pleno derecho a la consulta, porque jamás fueron escuchados; por eso exigimos a los tres niveles de gobierno que se garantice este derecho conforme a la Carta Magna y al convenio 169 de la OIT, demandó el Comité Pro Defensa de la Tierra y Territorio.

Matus aclaró que los indígenas de Unión Hidalgo no se oponen al progreso, siempre y cuando los proyectos de inversión no atenten gravemente contra la tierra, territorio y recursos naturales.

“Sabemos que en estas dos obras de expansión, la de Demex y Bii Ioxho se intenta acabar con los manglares ubicados cerca del Estero Guie’ y de la reserva El Palmar, que es uno de nuestros pulmones”, señaló.

Reprochó que se desconozca el monto que se invertirá en esos proyectos; no es posible que todo lo negocien a espaldas de un pueblo que sólo busca el respeto a su autonomía.

Refirió que en la comunidad zapoteca existe el parque Piedra larga 1 y 2, propiedad de la empresa eólica Demex que comenzó a operar en 2011; sin embargo, según él, lejos de contribuir al bienestar comunitario no ha cumplido con su responsabilidad social dentro de la comunidad.

“Debemos obtener beneficios por tener un parque eólico operando en nuestro pueblo, pero no hay nada de eso. Demex ha ocasionado afectaciones y conflictos entre familias; no ha cumplido con su parte social y ahora intenta expandirse.

Lo único que pedimos es que la consulta se realice y de ahí deriven los beneficios para el pueblo, por ejemplo, la condonación del consumo de energía eléctrica, concluyó.

http://www.jornada.unam.mx/2017/07/02/estados/019n1est