Síguenos en Facebook

Clausuran comuneros zapotecas subestación eléctrica de Sedena

Acusan al Ejército de invadir una reserva indígena

Diana Manzo

Corresponsal

Periódico La Jornada
Viernes 7 de julio de 2017, p. 33

Juchitán, Oax.

Comuneros zapotecas de las comunidades de Rancho Llano, Puente Madera y Loma Bonita de San Blas Atempa clausuraron de forma simbólica la obra de la subestación eléctrica de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), ubicada en terrenos ejidales de esta localidad.

Se violentó nuestro derecho como pueblos originarios. Sedena alega que es propiedad federal y el gobierno de Oaxaca la respalda. Están empecinados en que permitamos que la obra se concluya. Se levantaron de la mesa de diálogo y se fueron, los responsabilizamos de lo que nos ocurra, no permitiremos que vulneren nuestra autonomía, expresó el agente municipal de Puente Madera, David Hernández Salazar.

Con lonas donde se podía leer: No a la zona económica especial, Obra cancelada y Clausurado, acusaron la falta de acuerdos con las autoridades de la Sedena y del gobierno de Oaxaca, debido a que no comprobaron con documentos físicos la adquisición o donación del predio comunal donde se edifica esta subestación.

Narró que la terminal comenzó a construirse hace un par de meses en terrenos comunales de San Blas Atempa, en una extensión de 1.5 hectáreas con el fin de beneficiar al parque eólico Granja Sedena, que servirá de autoabastecimiento para esta dependencia; sin embargo, no hubo consulta con los pueblos zapotecas conforme al convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los documentos solicitados por los comuneros y que autoridades de la Sedena y de la Secretaría de Gobierno de Oaxaca se negaron a entregar son: acta en la cual conste que los comuneros donaron o vendieron las tierras, permiso para cambio de uso de suelo de la autoridad municipal, permisos de Secretaría del Medio Ambiente federal y del Registro Agrario Nacional.

Recalcaron que el comisariado de bienes comunales de San Blas Atempa, Inocencio Patiño, no les consultó para avalar la donación o venta del predio donde se construye la obra de la subestación, debido a que se localiza en el espacio natural comunitario El Pitayal.

Las mujeres zapotecas explicaron que El Pitayal es una reserva comunitaria indígena y por eso la defienden; de ahí extraen leña y alimento. Nadie más que nosotros para defender lo que es nuestro. Destruyen nuestra tierra donde a diario recolectamos leña, donde nuestros esposos cazan animales, lo que nos da de comer, expresaron.

Representantes de organizaciones sociales del Istmo de Tehuantepec respaldaron la lucha y exigieron que en San Blas Atempa se realice una consulta conforme al convenio 169 de la OIT, porque se violentaron sus derechos humanos. Anunciaron que en los próximos días darán a conocer su plan de acción para exigir respeto a su autonomía.

http://www.jornada.unam.mx/2017/07/07/sociedad/033n1soc